Aplicando las Funciones Ejecutivas: la autorregulación emocional

emocional
Publicado el 20 de diciembre de 2023

Hoy os traemos una nueva entrega de la saga de las funciones ejecutivas para que las tengáis presentes en vuestro planteamiento de la unidad didáctica.

La autorregulación emocional no solo nos permite adaptarnos mejor al entorno, sino que también contribuye significativamente a nuestra salud mental, bienestar y capacidad para superar obstáculos.

En este contexto, exploraremos el proceso de la autorregulación emocional, su importancia en el crecimiento y desarrollo de los niños, y el papel esencial que desempeñan los adultos en guiar y fomentar este aspecto fundamental en la vida de los más jóvenes.

¿Qué es la autorregulación emocional?

Para Daniel Goleman, el primer referente mundial en el ámbito de la educación emocional, la autorregulación emocional es la capacidad que tenemos de controlar nuestros impulsos y nuestros estados internos. Un niño, un adulto con una buena capacidad de autorregulación emocional es aquel que sabe identificar sus emociones y que es capaz de no dejarse llevar por ellas cuando no es conveniente.

Cuando experimentamos una emoción muy intensa, se produce una activación excesiva del cerebro emocional y una inhibición del cerebro ejecutivo, regulado por la corteza prefrontal.

Podemos utilizar la metáfora de un carruaje que es remolcado por un caballo y conducido por un cochero. Cuando la emoción se hace dueña de la situación es como si el cochero se hubiese dormido y el caballo se hiciese cargo del carruaje. Esto sucede tanto en adultos como en niños, lo que diferencia la respuesta es que, supuestamente, los adultos tenemos más recursos de autorregulación emocional que los niños.

Desarrollo de la autorregulación emocional en niños

La autorregulación emocional es algo que se aprende, no viene heredado genéticamente y somos los adultos los que debemos enseñar a nuestros hijos y alumnos a que se autorregulen.

Para que este proceso se produzca de forma adecuada, es necesario seguir un orden en las actuaciones:

  1. El adulto (padre o profesor) ha de tener una buena conciencia y un buen manejo de sus emociones e impulsos. Es nuestra responsabilidad como adultos controlar y manejar estos procesos.
  2. A continuación. Es el adulto el que heterorregula al niño cuando este tiene un conflicto emocional. El niño que está triste porque no le dejan jugar al fútbol o que está enfadado por haber suspendido un examen, necesita que un adulto significativo lo autorregule.
  3. Una vez que el niño ha tenido experiencias de autorregulación orientadas por un adulto, el objetivo es que sea capaz de solventar por sí mismo todos los conflictos emocionales, puesto que ya dispondrá de estrategias que puede utilizar.

La autorregulación emocional tiene como objetivo la adaptación del individuo al entorno de la mejor manera posible, para lograr que el niño integre las normas sociales. El papel de los adultos (padres, educadores, psicólogos, …) es enseñar estrategias para lograr una conducta adaptativa, sin que por ello se repriman emociones legítimas del niño, que es necesario canalizar adecuadamente. También es necesario destacar que para un buen desarrollo emocional es necesario también una maduración cerebral, centrada sobre todo en la corteza prefrontal.

Ser capaz de gestionar la autorregulación emocional resulta altamente beneficioso, ya que se puede disfrutar de una visión más optimista y positiva de la vida y del día a día. Cambiar este pensamiento ayuda a que sea más sencillo adaptarse a las diferentes situaciones, con una mentalidad flexible y más tolerante a la frustración. A su vez, esto logrará que se experimente un aprendizaje más eficiente y se fortalezca la capacidad de resolución de conflictos.

Las relaciones interpersonales serán las principales beneficiadas por estos cambios y por esta gestión positiva de las mismas, ya que el cambio de pensamientos y comportamientos influirá positivamente a la hora de construir nuevos vínculos o cuidar los ya existentes, algo especialmente importante en ambientes laborales, escolares y familiares.

La autorregulación posibilita experimentar las emociones de forma moderada (sin sufrir arrebatos) y gestionarlas adecuadamente. Es una habilidad, como hemos visto anteriormente, que varía de unos individuos a otros y que depende, tanto de factores hereditarios (temperamento), como de ambientales (la educación emocional recibida).

¿Cómo enseñamos habilidades de autorregulación?

Scott Bezsylko, director ejecutivo de las escuelas Winston Prep para niños con dificultades de aprendizaje, dice que comportarse mal es esencialmente una respuesta ineficaz a un estímulo. El padre o maestro necesita ayudar al niño a disminuir la velocidad y elegir más cuidadosamente una respuesta efectiva en lugar de consolidar la impulsividad.

“Nos enfrentamos a las habilidades de autorregulación de la misma manera que nos enfrentamos a otras habilidades, académicas o sociales, por ello es necesario aislar esa habilidad y proporcionar práctica para que el aprendizaje se consolide”, explica Bezsylko. “Cuando se piensa en ello como una habilidad que se debe enseñar – en lugar de, digamos, simplemente mal comportamiento – cambia el tono y el contenido de la retroalimentación que se le da a los niños”.

La clave para aprender habilidades de autorregulación, afirma Rouse, no es evitar situaciones que son difíciles de manejar, sino entrenar a los niños a través de ellas y proporcionar un marco de apoyo. Bruner, psicólogo y pedagogo y referente de las tendencias pedagógicas actuales, denomino “andamiaje” a este proceso de construir un comportamiento que desea fomentar hasta que puedan manejar estos desafíos por su cuenta.

Ejemplos para aplicar la autorregulación emocional

A continuación, os dejamos con unos ejemplos de actividades que nos pueden ayudar a potenciar esta función ejecutiva.

  • Ejemplo 1:
  • Ejemplo 2:

Referencias bibliográficas:

  • Guerrero, R. (2020) Cómo estimular el cerebro del niño. Editorial Sentir. Madrid.
Copyright © 2022.  Grupo Pedro Nicolás
magnifiercrossmenuchevron-down